BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 23 de agosto de 2017
NOTICIAS
Gil Lavedra desmintió a Cabandié y aseguró que votó a favor del régimen de trabajo doméstico
El diputado radical negó haber votado en contra de la ley para el personal doméstico, según le reprochó el dirigente de La Cámpora.
15 de julio de 2013
El jefe de los diputados radicales y candidato a renovar su banca por la lista Juntos-Unen, Ricardo Gil Lavedra, acusó al kirchnerista Juan Cabandié de “inventar votaciones” y negó haber votado en contra del régimen de contrato doméstico en marzo pasado, tal como le recriminó el referente de La Cámpora.

Cabandié, primer candidato a diputado del Frente para la Victoria en Capital Federal, criticó duramente a sus rivales opositores al señalar que no se sabe "lo que proponen y piensan, pero sí qué votaron".

"No dicen lo que piensan pero nosotros con sus votaciones en la Cámara de Diputados sabemos lo que piensan", manifestó Cabandié este domingo en el programa “6, 7, 8”, en donde sostuvo que Gil Lavedra votó en contra del régimen de trabajadores domésticos y que Elisa Carrió y Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica) se opusieron a la Ley de Matrimonio Igualitario.

Pero el legislador kirchnerista se equivocó. Tal como figura en el registro de votaciones nominales de la Cámara baja, Gil Lavedra acompañó la ley impulsada por el Gobierno nacional, que de hecho fue aprobada por unanimidad.

Al respecto, el diputado de la UCR aprovechó las polémicas declaraciones de Cabandié sobre el estado del Riachuelo y redobló su apuesta: “En su creatividad para fabular, el candidato oficialista no solamente ve bancos de peces donde no los hay sino que ahora inventa votaciones negativas que nunca existieron. La Cámara de Diputados aprobó dos veces el régimen de trabajo doméstico, una en marzo de 2011 y la otra en marzo de 2013, y las dos veces contó con mi voto afirmativo”, dijo Gil Lavedra.

Por otra parte, el radical señaló que “no sorprende en lo absoluto que Cabandié no entienda la virtud del diálogo y el consenso en la diversidad, porque su espacio político sólo sabe obedecer ciegamente las órdenes que emanan desde una cúpula cada vez más aislada y alejada de la realidad”.