BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 20 de septiembre de 2014
NOTICIAS
El Senado aprobó proyectos de control de armas de fuego y de desarmaderos
La primera iniciativa es de la legisladora salteña Sonia Escudero, mientras que la segunda es impulsada por el jefe del bloque oficialista de la Cámara alta, Miguel Ángel Pichetto.
20 de octubre de 2010
El Senado aprobó este miércoles los proyectos de control de armas de fuego y de desarmaderos, en una sesión que se realiza en el recinto de la Cámara alta sin temas conflictivos.

Además, la Cámara alta avaló una declaración de repudio en relación con el "trato de ciudadanos argentinos" en los aeropuertos de España, donde dos docentes fueron demoradas y enviadas de vuelta al país.

La iniciativa que prohíbe la comercialización, el transporte y el almacenamiento de autopartes, repuestos o accesorios usados de automotores, como así también el desarmado de un automotor para la posterior comercialización de sus autopartes sin la debida autorización legal es impulsado por el líder de la bancada oficialista en la Cámara alta, Miguel Ángel Pichetto, mientras que el que crea la Autoridad Nacional de Control de Armas y Explosivos -que absorberá las funciones y atribuciones que actualmente desempeña la Dirección Nacional del Registro Nacional de Armas- fue presentado por la legisladora salteña del Peronismo Federal Sonia Escudero, que es la presidenta de la Comisión de Justicia y Asuntos Penales.

Ambos proyectos fueron debatidos y dictaminados por la comisión que lidera Escudero y por la de Seguridad Interior, cuyo titular es el chaqueño Fabio Biancalani.

La iniciativa de Escudero obtuvo 35 votos afirmativos y 27 negativos, mientras que la de Pichetto consiguió 61 adhesiones, pero no consiguió unanimidad, ya que la representante de la Coalición Cívica en la Cámara alta, María Eugenia Estenssoro, votó en contra de la medida.

Armas y desarmaderos, en un mismo debate

La primera en hacer uso de la palabra fue Escudero, que señaló, sobre el proyecto de control de armas de fuego, no estar “a favor del prohibicionismo, porque lo que hace es aumentar el mercado ilegal”.

Escudero explicó: “Esta ley exige dos certificados, que son los de la aptitud física y la aptitud psíquica. También se incluye el requisito de idoneidad, lo exigimos con rango de ley”, y agregó que “los legítimos usuarios decían que se busca desarmarlos, pero no agregamos ningún requisito nuevo, decimos que las personas, en forma previa, tienen que manifestar cuál es el fin para usar un arma, ya sea para práctica, para caza, etcétera, para saber si el arma que compra es la adecuada para dicha actividad”.

Sobre los desarmaderos, la legisladora del Peronismo Federal sostuvo que con la iniciativa “se mantiene la actividad de venta y almacenamiento, pero siempre con la autorización legal, y tipificamos las conductas ilegales, que tendrán penas”. El proyecto, según Escudero, le otorga al Poder Ejecutivo Nacional la “facultad de reglamentar cuáles son los requisitos que cada autoridad –provincial, municipal- tendrá que establecer para habilitar un taller o comercio relacionado con las autopartes”.

Por su parte, Biancalani criticó el artículo 19 de la iniciativa sobre armas de fuego “ya que no está claro” –según indicó-, y afirmó que el bloque oficialista “va a votar en forma negativa”.

“Creo que desarmar a los argentinos es neurálgico en este momento”, destacó el senador radical Eugenio “Nito” Artaza, que añadió: “Se han hecho esfuerzos desde el Estado, no podemos negarlo, yo sé que es un tema polémico y un gran negocio el de las armas. Les hablo como legítimo usuario: hoy estamos en otro siglo, el tiro es una práctica loable que lo hacen muchos jóvenes que está reglamentada en la ley de armas, pero no es normal portar armas, no somos cowboys. Tenemos que darle una señal permanente de desarme, de secar de armas para que los jóvenes no puedan tener un acceso permanente, ya que las armas robadas terminan en la ilegalidad”.

El primer jefe de bloque en exponer fue el del Peronismo Federal, Adolfo Rodríguez Saá. El legislador puntano aseveró que “la Argentina tiene graves problemas de seguridad, que no es una sensación, es una realidad difícil de abordar para cualquier partido político”.

Previo al discurso de Pichetto, el titular de la bancada radical en la Cámara alta, Gerardo Morales, declaró sobre la iniciativa de Escudero que “constituye un importante aporte la creación de la Comisión Nacional de Armas y el Consejo Consultivo, con aporte de la sociedad civil, y el control parlamentario, así como las delegaciones en el interior del país que deberán establecerse”.

En relación con el proyecto sobre la prohibición de la comercialización, transporte y almacenamiento de autopartes, repuestos o accesorios usados de automotores, Morales coincidió con el autor de la iniciativa –Pichetto- en que se debe “llegar a un punto en que prohibamos definitivamente los desarmaderos, habría que profundizar en una legislación complementaria para la fabricación de autopartes”.

Por último, Pichetto manifestó que la venta de autopartes “tiene una naturaleza ilícita, es un invento argentino, como el dulce de leche, pero de manera ilícita”, y resaltó que detrás de la misma “hay delito organizado”. El legislador rionegrino concluyó: “Si realmente queremos ser un país serio, en algún momento se van a tener que cerrar –los desarmaderos-, pero de manera definitiva”.