BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 15 de diciembre de 2018
NOTICIAS
Diputada niega cobrar jubilación
Se desató una polémica en Córdoba por jubilaciones de diputadas y ex legisladoras que cobraban una jubilación mientras cumplían su mandato como representante.
6 de agosto de 2008
En medio del escandalo, circuló una información acerca de que la diputada nacional Griselda Baldata, del ARI, también estaría cobrando por dos: una jubilación como ex docente y su dieta en el Congreso. Consultada sobre este tema, Baldata negó todo: "Tengo total tranquilidad de conciencia. Yo renuncié a mi dieta y a los gastos de representación apenas asumí en diciembre de 2007. Sólo cobro desarraigo y pasajes", aseguró.

En tanto, una ex diputada nacional acusada de cobrar una jubilación mientras ejercía funciones en el Congreso, fue la piedra de la polémica en Córdoba en la que los ánimos continúan caldeados por la Reforma Previsional que impulsó el gobernador Juan Schiaretti, y se aprobó la semana pasada en medio de una batalla campal.

Se trata de Ana Richter, de 60 años, una ex profesora de educación física que siguió cobrando su jubilación de unos 2.800 pesos (al menos ésa fue la suma a fines de 2007); junto a la dieta que, como diputada nacional por el Partido Nuevo, primero; y por el PJ, luego, cobró desde 2003 cuando asumió en su banca, hasta diciembre de 2007: unos 14 mil pesos, monto que incluía los rubros de desarraigo y pasajes aéreos.

Consternada, la mujer explicó en su descargo que "cuando llegué a la Nación hice la papelería y dí a conocer que estaba cobrando una jubilación provincial y me dijeron que no era incompatible con la función". Sin embargo, Ernesto Martínez, penalista y apoderado del Partido Nuevo, radicó la denuncia en contra de Richter en la fiscalía de Fernando Moine, en los tribunales de Río Cuarto, por "defraudación a la administración pública", cuya pena "va de 6 meses a 6 años".

Richter le debería una suma cercana a los 100 mil pesos a la Caja de Jubilaciones de Córdoba, cifra que deberá devolver. Y es por allí por donde transita la otra polémica: es que las autoridades de la Caja le habrían concedido la devolución del dinero en cuotas de unos 400 pesos mensuales. "Esto es una barbaridad -se quejó Ernesto Martínez-. Ante semejante caso, todas las facilidades; a los demás, que se las arreglen como puedan". La irritación del abogado se multiplicó ayer en el humor de la gente cuando se supo que Richter concluiría de pagar las aproximadamente 250 cuotas en unos 20 años: es decir, a sus 80.